¡La respuesta es un rotundo Sí!

Retornar el condensado al generador de vapor es una de las inversiones más rentables del sector productivo y más hoy en día, a medida que los costes de combustible siguen aumentando, la recuperación del condensado en cada operación de vapor se hace cada vez más imperativa.

Pero desafortunadamente muchas plantas industriales no recuperan el condensado para retornarlo al generador de vapor, entre sus opciones de reabastecimiento.

¿Cuáles son los factores que impiden retornar el condensado en una instalación de vapor? 

Antes de responder esta pregunta, es importante saber que el condensado que recuperamos pierde energía térmica debido a causas como un mal aislado de las tuberías o perdida de carga (válvulas y accesorios), pero, sin embargo, su recuperación sigue siendo rentable.

Si queremos maximizar la eficiencia del retorno de condensados, debemos aislar debidamente cualquier dispositivo en el sistema de condensación que evite tales pérdidas, ya que estos incrementan los costes de energía.

El principal objetivo es recuperar el máximo condensado como sea posible para su reutilización; de hecho, un retorno de condensado óptimo se encuentra alrededor del 90% y es posible si la planta no usa inyección directa de vapor (calentamiento directo).

Por otra parte, está claro que la condensación de vapor no sólo contiene agua, sino también productos químicos utilizados para el tratamiento del agua y la energía transferida durante la combustión, lo cual ofrece una serie de ventajas:

  1. Mejor eficiencia energética en la planta (ahorro de combustible)
  2. Recuperar el condensado disminuye el uso de la cantidad de productos químicos para tratar el agua.
  3. Reduce los costes de agua de alimentación.

A continuación detallamos los errores que reducen la eficiencia del retorno de condensados:

  1. Los purgadores de vapor. Un mal diseño y una instalación incorrecta de los purgadores de vapor hacen que funcionen mal.
  2. Corrosión en la línea de condensación. Tal y como explicamos en este artículo, el sistema de condensado acumula ácido carbónico como resultado de un exceso de dióxido de carbono en el sistema. La concentración más alta se encuentra en las líneas de retorno de condensado porque el dióxido de carbono se disuelve cuando el condensado se enfría. Es por este motivo, que en todas nuestras instalaciones utilizamos tubería de acero inoxidable para el retorno de condensado.
  3. Aislamiento del retorno de condensados. Los componentes del sistema de vapor deben estar aislados para garantizar que la energía térmica en el condensado no se pierda durante el transporte. Además, el aislamiento protege al personal del contacto con los componentes calientes, mejorando así la seguridad de la planta.
  4. Fugas y pérdidas de vapor. Las fugas de componentes que funcionan mal en el sistema de vapor y condensado contribuyen a la pérdida de condensado tratado. Los tanques que ventilan a la atmósfera también pierden condensado.

 

 

El condensado es un recurso extremadamente valioso y su alto contenido de calor hace que sea muy interesante devolverlo al sistema de agua de alimentación, por lo que a continuación compartimos algunas de las medidas que recomendamos para reducir el coste de la generación de vapor:

  • Mezclar alimentación de agua fría con el condensado a alta temperatura, para reducir el salto térmico.
  • Re-circular el agua del depósito para evitar la estratificación de la temperatura, esto garantiza una temperatura del agua de alimentación alta y constante, reduciendo así los gases arrastrados.

•  Reducción de los costes en productos químicos debido a la alta temperatura constante del agua y una reducción en las pérdidas de vapor flash. Maximizar el rendimiento del condensado, minimizar las pérdidas de calor y evitar la estratificación del calor reducirá la cantidad de tratamiento químico requerido, reduciendo así la cantidad de purga de la caldera necesaria para ahorrar energía y dinero.